NO HAY QUIEN LIDERE: ¿EL FIN DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI?

Por: Felipe Ochoa Mogrovejo

Con la muerte de Hugo Chávez (Venezuela) en 2013, el denominado Socialismo del Siglo XXI –acuñado por Tomás Moulián y construido por Heinz Dieterich – parecía suponer una ausencia irreparable en la corriente progresista de Suramérica. Rafael Correa (Ecuador), catalogado como sucesor del liderazgo de la izquierda en el subcontinente, entrega el poder en mayo de 2017 a Lenín Moreno, quien en los primeros seis meses de gobierno ha marcado una línea alejada de las políticas correístas hasta llegar a extremos irreconciliables con su antecesor. Adicionalmente, el impeachment de Dilma Rouseff en Brasil y la pérdida del partido de Cristina Fernández en las elecciones seccionales en Argentina, dejan el terreno de juego político suramericano a Evo Morales y Nicolás Maduro. El primero con imposibilidad de reelegirse para su cuarto mandato en 2020 y el último enfrentando una crisis económica interna que ha traspasado las barreras internacionales. Por lo tanto, es necesario repensar si el Socialismo del Siglo XXI está viendo ya sus últimos pasos en América del Sur.

El pensamiento socialista del Siglo XXI ha mantenido críticas considerables por su falta de coherencia entre la ideología y la práctica política. Alfredo Ramos, desde la Universidad Central de Venezuela, realizó un estudio relevante sobre las características compartidas entre dicho socialismo y las prácticas de un neopopulismo o un populismo revolucionario, pasando por conceptos de la antipolítica y la figura del líder plebiscitario[1]. Hugo Chávez, abanderado de este pensamiento, utiliza el discurso de la revolución y el antimperialismo para ganar el apoyo multitudinario y la legitimidad en la aplicación de políticas en una Venezuela de instituciones democráticas débiles. El Socialismo del Siglo XXI es caracterizado por figuras de líderes carismáticos, mesiánicos y caudillistas muy propias del populismo tradicional, pero que asienta sus bases en la visibilidad de los marginados, de los olvidados por las políticas neoliberales de las décadas de los 80 y 90.

9438076805_cfe7ca656b_b.jpg
Foto por: ®Dave on VisualHunt.com /CC BY-SA

Luego de más de 20 años en el poder de Venezuela, Nicolás Maduro sucede a Chávez luego de su muerte. El actual mandatario venezolano no ha logrado generar liderazgos positivos en la región por su incapacidad de manejar la crisis interna que afecta cada día más la vida de los habitantes de ese país. Las sanciones impuestas por los Estados Unidos -respaldadas por Panamá, México y Colombia-, Canadá y recientemente la Unión Europea, sumadas a la presión internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la persona de su Secretario General, Luis Almagro, fraccionan notablemente el escenario de acción para lograr un liderazgo regional. Sin embargo, el régimen afirma tener el apoyo de al menos 63 países que rechazan las coerciones internacionales impuestas a Venezuela[2]. Con una retórica torpe y un liderazgo invisible, Maduro no podrá posicionarse como el líder de la izquierda suramericana mientras no solucione las necesidades que padece el pueblo venezolano al momento.

16143473096_cb450bdbeb_b.jpg
Dilma Rouseff. Foto por: Senado Federal on Visual Hunt / CC BY

Por otro lado, el impeachment contra Dilma Rouseff, cuyo gobierno era aliado del Socialismo del Siglo XXI mas no fiel seguidor de sus postulados, elimina el proceso de su antecesor Lula da Silva por generar voces de integración con sus pares latinoamericanos en una corriente progresista de izquierda. Las elecciones en 2018 vaticinan una victoria para el líder de los trabajadores, sin embargo es incierto que la figura presidencial de Lula retome el protagonismo de Chávez abrazando la bandera del nuevo socialismo por sus diferencias ideológicas que se identifican con otros espectros de la izquierda latinoamericana. Asimismo, la imposibilidad constitucional de reelección de Cristina Fernández en Argentina, junto a la reticencia de la mandataria de construir a un eficaz sucesor, le dio la victoria al empresario Mauricio Macri quien ha tomado medidas económicas yuxtapuestas en estos años de gestión. El triunfo del partido del actual presidente argentino en las elecciones seccionales de octubre de este año, dejan a Fernández un difícil camino para un liderazgo de izquierdas en el subcontinente.

Por último, la reelección de Evo Morales se vio trastocada luego de la negativa del pueblo boliviano para aprobar un cuarto mandato y tendrá que abandonar el Palacio Presidencial en 2020. Sin embargo, la figura del Presidente de Bolivia no ha sido particularmente representativa en el liderazgo del Socialismo del Siglo XXI. En sus esfuerzos internos, ha logrado distanciarse con eficiencia de las crisis que actualmente vive Venezuela y que comienza a experimentar Ecuador[3]. El buen manejo económico y una equilibrada inversión social han permitido que Bolivia no sufra los impases de los mercados globales. Aun así, el líder indígena no ha sentido la necesidad de tomar protagonismo en la región pues parece estar preparando una estrategia política para sus siguientes tres años de gobierno y las nuevas elecciones.

2017-11-21-PHOTO-00000072

En este sentido, la muerte del comandante del Socialismo del Siglo XXI, desbalanceó las miradas regionales de liderazgo que, en su momento, se sostuvieron por las dinámicas políticas dirigidas por Correa y Fernández. La salida de estos últimos, más la crisis económica de Venezuela y el desinterés de Bolivia de tomar la posta, ha dejado a la izquierda suramericana huérfana de una figura representativa. Es probable que el Socialismo del Siglo XXI esté viendo sus últimos años en la arena política del subcontinente.

Referencias:

[1] Ramos J., Alberto. El proyecto “socialismo del siglo XXI” al populismo realmente existente en Revista Politeia, No. 40, vol. 31. Institutos de Estudios Políticos, 2008.  

[2] http://www.eluniversal.com.mx/mundo/venezuela-asegura-que-mas-de-60-paises-rechazan-sanciones-que-le-impuso-eu

[3] http://www.lavanguardia.com/internacional/20170305/42521220080/morales-bolivia-visualpolitik-izquierda-latinoamerica.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s