Nuevas fronteras de la guerra: Cyberwarfare

Por Simone Careddu

Hasta hace unos años escuchar hablar de guerra cibernética sonaba a ciencia ficción, de películas de cine hollywoodense. Sin embargo, en tanto que nos hallamos en un mundo siempre más conectado y dependiente de una conexión Wireless, la guerra cibernética se ha vuelto una concreta realidad.

Los países con una mayor dependencia tecnológica son los que más son vulnerables a ataques cibernéticos. Las infraestructuras fundamentales de un país desarrollado están conectadas con redes digitales. Por ende, los ordenadores de dichas infraestructuras, se han vuelto vulnerables a ataques enemigos que utilizan armas invisibles.

En el capítulo de la serie documental “CyberWar”, Hacking critical infrastructure (estrenada por Viceland) John Weiss, experto en sistema de control industrial (ICS), afirma que un individuo podría hackear desde China el sistema de control de una Industria en California que provee un servicio básico por los ciudadanos californianos: la electricidad. Por ello, un ataque puede afectar al ciudadano, tanto indirectamente (es el caso hipotético recién esbozado) como directamente. En efecto, en otro capítulo del documental de Viceland, se muestra como un ex hacker de la NSA, a través del uso de un ordenador, puede tomar el control de un coche y manejarlo como si estuviese jugando a un videojuego, frente a un conductor incapaz de retomar el control de su vehículo.

SIMONE1 copy

Por ende, estos ejemplos, y algunos acontecimientos como el ataque cibernético en Estonia o el caso Stuxnet, constituyen claras señales del potencial que tiene un ataque o una guerra cibernética y como puede afectar a la vida de todos, sin usar armas clásicas.

Además, la cyberwarfare dista mucho de los conflictos clásicos tal y como los conocíamos. A lo largo de la historia, se fueron modelando a los recursos tecnológicos a disposición. Aun así, nunca en la historia un conflicto se ha desarrollado sin la necesidad de penetrar las fronteras de otro país. Del mismo modo, nunca en la historia, fue tan difícil encontrar el responsable de un ataque. De hecho, los gobiernos o empresas se han convertido en potenciales blancos de ataques perpetrados por actores individuales, los cuales actúan independientemente de cualquier gobierno. En este sentido, se abre un escenario del todo nuevo (y/o preocupante), porque individuos comunes pueden llegar a ser nuevos actores de guerra, nuevos actores internacionales.

Por lo que atañe las grandes potencias internacionales, éstas ya tienen tropas para enfrentar una guerra cibernética: el 1 de octubre de 2009, nació el United States Cyber Command, un comando sub-unificado de las Fuerzas Armadas de EEUU, con la misión de utilizar la tecnología de la información e Internet como arma para defender sus intereses. Existen comandos similares en Rusia, China y una veintena de otras naciones. Estas organizaciones militares y de inteligencia están preparando el campo de batalla cibernético con las llamadas “bombas lógicas” y “trampas”, colocando explosivos virtuales en otros países en tiempo de paz.

40080902484_9c56457bc0_b.jpg
Photo credit: AirmanMagazine on VisualHunt / CC BY-NC

Desde una perspectiva personal, el aumento del peligro o, más bien el aumento de la cobertura mediática acerca de la CyberSecurity nos lleva a unos aspectos que cabe destacar: la Privacidad on-line de los individuos y los posibles conflictos entre Gobiernos y Multinacionales tecnológicas que se podrían generar por la lucha contra CyberAttacks.

El primer caso supone un claro problema de pérdida de libertades individuales. Los gobiernos, con el objetivo de garantizar y aumentar la seguridad de los ciudadanos, podrían convencerlos de ceder parte de su Privacidad digital. Sin embargo, es preocupante el hecho de que nuestras actividades on-line puedan ser capturadas, almacenadas y monitoreadas por el gobierno sin nuestro conocimiento y sin una orden judicial.

En el segundo caso, la colaboración entre empresas privadas y gobiernos es fundamental, porque gigantes tecnológicos como Google, Facebook, Apple, etc., guardan todas nuestras informaciones digitales y que, por ello, juegan un papel importante en la defensa de los Estados contra los CyberAttacks.

Al mismo tiempo, puede acaecer que se generen conflictos entre estos actores: el aumento del control de un gobierno sobre las informaciones digitales privadas ya ha generado conflictos, por ejemplo entre EEUU y las empresas ITC: éstas, en respuesta a la pérdida de confianza tanto por parte de consumidores como de los gobiernos y, a la vez, el socavamiento de su negocio internacional, están desarrollando un cifrado en sus plataformas más fuerte y que está fuera del alcance de los servicios de inteligencia y aplicación de la ley y que no puede ser desbloqueado por la propia empresa. Por ende, de cara a estos conflictos y en una sociedad siempre más digitalizada, las empresas jugarán un papel político más importante de lo que están jugando ahora y hasta en conflicto con las agendas políticas de los gobiernos para perseguir sus intereses.

Por fin, los acontecimientos de los últimos años han contribuido a definir la CyberWar una amenaza real, sobre todo si lo miramos desde el binomio Cyber-War – Cyber-Terrorism. Entonces, tanto actores internacionales como empresas privadas, estados y organizaciones internacionales, tendrán que colaborar frente a esta nueva amenaza. Aun así, lo que no queda patente es que si tanto la cobertura mediática como los discursos políticos sobre la CyberSecurity han contribuido a “hypersecuritizar” el Cyberspace sin que haya habido un desastre efectivo.

Por ello, el uso de un discurso político, por parte de los gobiernos, rico de significados que sobresalgan (como “terrorismo”, “Electronic Pearl Harbor”, “amenaza cibernética”), podrían poner en marcha contramedidas excesivas, a costa de algunas libertades individuales constitutivas de las Democracias occidentales.

 

Referencias:

  • Richard A. Clarke and Robert K. Knake, Cyber War The Next Threat to National Security and What to Do About It;
  • Dobbins, Cybersecurity en Choices for America in a Turbulent World;
  • Hansen and H. Nissenbau, Digital Disaster, Cyber Security, and the Copenhagen School, International Studies Quarterly, Vol. 53, No. 4 (Dec., 2009);
  • Hacking a car with an ex-NSA hacker :

https://www.youtube.com/watch?v=MeXfCNwMG64

  1. Makuch, Hacking Critical Infrastructure,  en Viceland, CyberWar,   S. 1 ep. 7.

One thought on “Nuevas fronteras de la guerra: Cyberwarfare

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s